Familia Weiss

 
1.5 (1)
0   8   0
Escribir Opinión
Categoría: Restaurantes
Familia Weiss

Un clásico restaurante, casa de té y cervecería.

Con una arquitectura típicamente andina, el restaurante Familia Weiss ofrece variados platos regionales utlilizando las carnes e ingredientes de la zona. Los ahumados provienen del propio Ahumadero Weiss. Todas las especialidades patagónicas están presentes y hay muchas opciones para degustar. El restaurant tiene dos plantas y suele brindar espectáculos en vivo. Ubicado frente al lago Nahuel Huapi en pleno centro de Bariloche.

Ubicación

Dirección
Vice Almirante O Connor 401
Provincia
Río Negro
Ciudad
San Carlos de Bariloche
Código Postal
8400

Detalles del Restaurante

Estilo de Cocina
  • Patagónica
  • Regional
Especialidades
  • Cordero
  • Fondue
  • Trucha

Contacto

Teléfono
(0294) 442-1998
Intercambiar Comienzo/Fin

Opiniones de los usuarios

1 opiniones

Puntuación promedio 
 
1.5
Atención 
 
1.0  (1)
Ambiente 
 
3.0  (1)
Comida 
 
1.0  (1)
Relación Calidad-Precio 
 
1.0  (1)
Ya tenés una cuenta? o Crear una cuenta

Entrá con tu cuenta social:

 

Puntuación promedio 
 
1.5
Atención 
 
1.0
Ambiente 
 
3.0
Comida 
 
1.0
Relación Calidad-Precio 
 
1.0

Maltratados

Llegamos a Bariloche con las mejores recomendaciones sobre este tradicional restaurante. Como no logramos comunicarnos por teléfono nos acercamos al local. Debo decir que estábamos alojados en el hotel Tunkelen a 25 km del centro de la ciudad, por este motivo nos apresuramos en llegar temprano para reservar personalmente. Llegamos al restaurante alrededor de las 12 del día. Nos atendió un empleado quien nos dijo que no nos podían atender temprano porque tenía un grupo de 320 personas y que podian observarnos mesa para las cuatro de la tarde. Estábamos dispuestos a retirarnos para volver a esa hora cuando un señor que por su comportamiento asumimos era el administrador se nos acerco y nos dijo que no era necesario esperar tanto y que volviéramos a las 2:30 pm, que nos reservaría una mesa para mi esposa y para mi. Le solicitamos una mesa cerca a la ventana en la segunda planta pero nos informó que eso no seria posible ya que había un segundo grupo que llegaba más tarde, pero que no nos preocupáramos, que nos aseguraba una mesa en la primera planta al lado de una ventana con vista al lago, que volviéramos a las 2:30.
Antes de retirarnos aprovechamos para consultarle sobre dónde quedaban algunos establecimientos de venta de chocolates, entre otros. Después de estar dando vueltas por la ciudad comprando chocolates y haciendo tiempo hasta las 2:30 bajo bajo un sol intense, nos presentamos en el restaurante a la hora indicada. Nos recibio una señorita que hacia de anfitriona y nos pregunto si formamos parte del grupo grande de gente que estaban atendiendo. Le manifestamos que no, pero que habíamos hablado con quien suponíamos el administrador, y que nos había reservado mesa para esa hora. Cuando nos disponíamos a tomar asiento, la misma persona que nos había atendido temprano y que luego nos informo se llama Luis Pérez, desde la parte alta de la escalera que conduce la segunda planta, la interrumpió y dijo que no que no nos condujera a ninguna parte porque no nos podían atender ya que el grupo se había retrasado y que no tenían espacio. Yo le mencioné que habíamos estado conversando con el temprano que nos había asegurado una mesa para dos personas a las 2:30. que si nos hubiera dicho que no podía atendernos, hubiéramos almorzado en otro sitio. y nos habríamos ahorrado el estar dando vueltas alrededor de la ciudad haciendo tiempo. La respuesta que recibimos del señor Perez fue que habia muchos lugares para almorzar, y que vayamos a buscar donde hacerlos porque él no nos iba a atender. Que la culpa el bus que transportaba el grupo y que no había nada que hacer. Yo me permití insistir señalando la poca consideración, respeto y trato a un cliente extranjero, que si podia atender a 320 personas podía atender a 322. Pero su actitud se hizo mas prepotente y grosera, señalando, inclusive, que podíamos quejarnos donde querramos. La verdad es que nunca me he sentido tan maltratados y humillados frente a todos los comensales presentes. Por otro lado no entendemos como un restaurante con tanta tradición en Bariloche puede contar con una persona con este tipo de comportamiento que lo represente. Nos pareció realmente descortés y no sólo eso, prácticamente nos expulso del local a gritos.
Creemos nos merecemos una disculpa formal del establecimiento y la esperaremos, ya que no merecemos el trato que se nos dispenso.
Hemos considerado conveniente con mi señora hacer público este reclamo a través de su página toda vez que no se nos ofreció una disculpa, ni una alternativa de menú, ni que nos permitieran elegir una carta mas simple o que nos brinden una cortesía o la opción de que volvamos mas tarde. Cualquier gesto de querer atender o concertar de parte del restaurant hubiera sido suficiente para no tener un cliente desatendido. Un gesto es sencillo de brindar y da mucho de ganar.
El trato recibido dista mucho de una atención a un turista, un extranjero y, finalmente, a un comensal alguien que se acerco y solicitó una reserva que nos fue confirmada y que después no fue respetada. El trato vejatorio es algo que no debemos permitir y es por ello que, una vez más, expresamos que esperamos una disculpa formal del establecimiento.

Datos de la Visita

Fecha de la visita
06 Octubre, 2014
¿Volverías a comer en este lugar?
No
¿Te fue útil esta opinión?